Cómo reactivar el sector de infraestructura después de la presente crisis del COVID-19? Pensando y actuando creativamente, no complacientemente

La sugerente respuesta a la pregunta formulada viene precisamente de las discusiones que actualmente se dan en los E.E. U.U. , en relación a lo que sucederá posterior a la crisis del sector de infraestructura debida al COVID-19; en especial sabiendo que hay una experiencia relativamente reciente producto del proceso post-crisis del 2009, de la cual ha sido posible hacer los balances y análisis de las repercusiones, de corto y largo plazo, de las acciones y decisiones tomadas en aquel momento, de modo que hoy es posible identificar varias conclusiones interesantes en el ámbito de la gestión de la conservación de carreteras.

Para comenzar es preciso decir que la mayoría de las agencias que tienen a su cargo la gestión de infraestructura vial siguen patrones muy parecidos para mantener las carreteras, los cuales parten de la seguridad y certidumbre sobre las tendencias de comportamiento de los precios de los materiales dentro de un contexto relativamente estable y poco cambiante, o con instrumentos para controlar dicha variabilidad. Este enfoque simplemente no es sostenible tal y como lo han dejado en evidencia la crisis del 2009 y ahora el COVID-19, aportando elementos y situaciones que antes parecían predecibles pero que ahora pueden cambiar de manera rápida en una dirección y magnitud completamente inesperada.

Por lo tanto, en lugar de gastar de manera conveniente y repetitiva, debe haber una inversión estratégica y muy bien pensada, que valore múltiples escenarios de situación en donde la receta no siempre sea la misma y por tanto cuente con un amplio espectro de soluciones que brinden el mejor rendimiento a largo plazo. Pero para ello hay que romper ciertos esquemas tradicionales que permitan evaluar diferentes alternativas de materiales y tecnologías, y consecuentemente estar preparado para cambios rápidos que no dan espera, de modo de poder adoptarlas, diseñarlas, especificarlas y aplicarlas de la manera más adecuada y eficiente posible.

Dentro de este marco aparece el resultado de la investigación del MIT Concrete Sustainability Hub, la cual le ha permitido concluir que los Departamentos de Transporte (DOT) de varios Estados de E.E.U.U. pueden ahorrar decenas de millones de dólares durante varias décadas introduciendo el concepto “Mix of fixes” (Combinación de Soluciones).

Mencionado concepto plantea el equilibrio entre alternativas de mejora (menores y mayores), con miras a una adecuada adaptación de dichas soluciones a las necesidades futuras de sus redes de carreteras. Un enfoque de “combinación de soluciones” depende de predecir extensivamente y estrategicamente las condiciones que se vayan presentando o que puedan ocurrir a futuro por adelantado.

Otra de las conclusiones de la investigación del MIT Concrete Sustainability Hub, menciona tiene que ver con el hecho de que actualmente, los procesos de contratación pública se han estancado, con estrategias convencionales elegidas por sobre alternativas más sostenibles (y de paso sustentables) en el tiempo, prueba de ello es que algunos Estados pavimentan con un solo material, lo que disminuye la competencia de la industria y aumenta los precios.

Por lo tanto, promover la apertura del mercado de la construcción a una mayor competencia trae consigo el estimulo a la innovación y fomenta la reducción de los costos, lo que simplemente redunda en una mayor capacidad de gestión de las agencias viales. Por lo tanto, no solamente importa cómo se construye, sino también con qué construye y por ende se mantiene.

Si se extrapola y compara lo anteriormente comentado a lo que sucede en muchos otros lugares fuera de los E.E.U.U., especialmente en países Latinoamericanos, será posible encontrar mucha similitud, y un enorme desafió.

El poder contar con normas y especificaciones, así como de una masa critica de profesionales que puedan moverse o adaptarse al contexto que resulte configurado en las futuras crisis independiente de su naturaleza, tal como lo demostró el COVID-19 que fue una situación sorpresiva e inesperada, y si se quiere sin un epilogo del todo resuelto. Con esto no se plantea una visión pesimista sino por el contrario una invitación a como enfrentar mejor ésta y futuras crisis, de una manera creativa pero no complaciente de corto plazo.

Lecturas sugeridas: https://cshub.mit.edu/sites/default/files/images/0515%20Asset%20Managment%20Fact%20Sheet.pdf

https://cshub.mit.edu/sites/default/files/images/040319_AssetManagement_0.pdf

https://thehill.com/opinion/finance/501313-americas-roads-are-crumbling-but-we-can-make-them-sustainable

Caminando a la re-ingeniería o al retorno a la “normalidad”?

Durante varias semanas llevamos conviviendo con una situación completamente diferente a cualquiera que hayan enfrentado las actuales generaciones y la humanidad, al menos en los últimos 75 años. También, llevamos semanas conversando que cuando regresemos a nuestra habitual cotidianidad las cosas no serán exactamente iguales porque muchas de nuestras costumbres y hábitos, incluso nuestra forma de ver de manera crítica ciertos temas, se habrá modificado en gran medida debido al cambio de perspectiva que ha generado el Covid-19.

Sin embargo, también es cierto que la expectativa creada alrededor de tan anunciado cambio viene asociado a una inmensa incertidumbre en muchos ámbitos y genera grandes inquietudes sobre los reales efectos posteriores, así como la prolongación de las consecuencias de la crisis.

En este nuevo escenario se presenta una gran paradoja por cuanto si bien muchos entendemos que las circunstancias en que estamos inmersos que se han dado como consecuencia de la pandemia mundial, reforzado por otros factores más, lo cual ha puesto en evidencia muchas falencias y faltas de diversa índole en que históricamente han venido incurriendo los gobiernos, la sociedad y la humanidad, algunas de dichas fallas venían siendo y pasando inadvertidas hasta para los observadores más críticos y acuciosos, lo cual sin duda obliga a cambios radicales de muchas conductas y acciones de esa misma sociedad y los estados; sin embargo, dado que el impacto económico de los cambios que se esperan, sea al menos hoy muy difícil y complejo de dimensionar, por ello en este marco no es extraño encontrar una suerte de añoranza de al menos retornar a la “normalidad” y situación previa a la crisis, incluso a pesar de las reflexiones antes mencionadas, debido precisamente a la incertidumbre sobre lo que económicamente representa esta situación y el no poder retomar rápidamente el rumbo.

No obstante, cuando ya empieza a regularizarse la rutina empiezan a descubrirse nuevas oportunidades en diversos ámbitos, llegando a que incluso en cuestión de semanas aparecieran modelos de negocio, productos y servicios que hasta hace algunos meses o bien no existían o eran inimaginables. Es aquí donde la pregunta que surge es, si el sector de la infraestructura esta más próximo a una reingeniería o al retorno a la “normalidad”?

Si estamos dirigiéndonos hacia una re-ingeniería, dando con ello un espacio a estas nuevas oportunidades, así como espacio a nuevos procesos constructivos y materiales que puedan surgir, el compromiso debe ser transversal, comenzando por los Mandantes que otorguen flexibilidad y espacio en la normativa para los nuevos desarrollos, productos y servicios, mediante una real convicción por facilitar y aceptar la incorporación de aquellas innovaciones tecnológicas y cambios, que permitan además de enfrentar las consecuencias de la crisis, corregir también el rumbo en temas de falta de productividad y eficiencia, así como un desarrollo más sostenible y sustentable. La forzosa salida de la zona de confort para algunos significará un fuerte choque en lo económico pero también una oportunidad de reinvención y cambio de paradigmas, pero para ello se requiere que exista un esfuerzo colaborativo, conjunto y transversal de todos los actores para no naufragar.

Si por el contrario, estamos caminando solamente al retorno a la “normalidad”, con medidas de rescate de corto plazo y sin políticas robustas y serias, que al menos tomen como punto de partida la retroalimentación resultante sobre lo acontecido, en especial en todos aquellos temas y asuntos que se insiste quedaron expuestos como consecuencia de la presente crisis, no solamente no habremos aprendido nada sino que quizás no aprovecharemos este punto de inflexión que puede dar lugar a un salto positivo para el país, las empresas y las personas vinculadas a los sectores de la ingeniería, la construcción y la infraestructura.

Por ello es importante, para evitar en solo quedarnos en el plano de la “normalidad”, es preciso legislar y tomar decisiones ejecutivas para superar la crisis pensando en soluciones sostenibles e invirtiendo en el desarrollo de infraestructura, sabiendo que cuando se le inyectan recursos y se dinamiza su ejecución, en cualquier contexto siempre es un motor efectivo para apalancar grandes cambios y por supuesto superar momentos difíciles.

Consolidación de un círculo virtuoso en el campo de los Pisos industriales

La sinergia que se ha venido consolidando en Chile desde hace algún tiempo basada en la interacción entre los diferentes actores de la industria de la construcción de pavimentos y pisos industriales de hormigón, sustentan los logros que se vienen alcanzando y que involucran tecnologías tales como, las losas cortas en el caso de los pavimentos exteriores de hormigón, mientras que en el campo de los Pisos industriales se encuentran entre otras tecnologías, el uso de la retracción compensada o estabilidad volumétrica.

En el desarrollo de soluciones, los proveedores del hormigón y de los insumos requeridos para este tipo de aplicaciones, se encuentran en la búsqueda constante de como satisfacer lo que cada proyecto exige en su especificación y diseño, haciendo cada vez más competitivo el costo y la dinámica del mercado.

Otro de los aspectos claves del trabajo realizado por el Comité de Pisos y
Pavimentos Industriales del ICH
 y las empresas que en el mismo participan, ha sido transferir la experiencia, el conocimiento y la aplicación de buenas prácticas en términos de calidad y eficiencia a los pavimentos industriales de áreas exteriores, que si bien difieren en muchos aspectos comparten también tecnologías que ha servido para mejorar el estándar, tanto en el ámbito de los pisos interiores como en pavimentos exteriores. 

Como consecuencia del círculo virtuoso que se ha venido desarrollando dentro del marco de las tecnologías aplicables en el diseño y construcción de pavimentos exteriores de hormigón en el sector industrial en Chile, producto de la transferencia de buenas prácticas, se ve claramente reflejado en las estadísticas sobre el nivel de posicionamiento del hormigón como material preferente https://pavimentando.ich.cl/analisis-de-la-proporcion-de-pavimentos-dedicados-a-fines-industriales/

Vale la pena mencionar que el total del mercado de este sector industrial a lo largo del tiempo esta referenciado a un indicador que representa el tamaño del sector en relación a la superficie total normalizado al primer año de los datos estadísticos y respecto del mismo se presentan los porcentajes de participación de cada uno de los tipos de pavimento que anualmente son aprobados los respectivos permisos de construcción.

Reactivación del Sector con Conciencia Sustentable y Resiliente

Esta semana tuve la oportunidad de compartir en un Webinar algunas ideas y conceptos sobre infraestructura sustentable y resiliente. Al respecto debo comentar que la actividad había sido pensada y programada por el ICH desde hace ya varias semanas atrás, incluso antes de que comenzará todo este proceso de cuarentena que estamos viviendo en la actualidad debido al COVID-19, por lo que en el camino de la preparación de la actividad literalmente el mundo cambio.

Comento esto porque como quizás le ha sucedido a muchos de ustedes estas semanas han tenido el tiempo y el espacio para reflexionar sobre diferentes temas o al menos verlos desde una perspectiva diferente; lo cierto es que aunque el tema de la sustentabilidad no es nuevo en el mundo y el Instituto lo ha tenido presente en su agenda desde hace muchos años; es bien cierto que el discurso y la agenda ha evolucionado, así como también los desafíos cambian y se transforman exigiendo con ello ir más allá de solamente demostrar las bondades de una determinada tecnología y porque debemos considerarle sustentable.

Si bien es muy importante socializar los postulados y conceptos técnicos, así como las cifras que respaldan las ventajas y atributos de determinados materiales y procesos constructivos. Hoy en día lo que se requiere es una convicción multisectorial en donde realmente esos argumentos sean tenidos en cuenta y sean aspectos relevantes en la toma de decisiones sobre que especificar y diseñar, así como muy especialmente definir bajo que criterios contratar la construcción y la conservación de la infraestructura que sea realmente sustentable y a su vez resiliente.

Por ello se necesita el compromiso de los actores involucrados en lograr que la agenda y las discusiones sobre estos temas no se queden solamente en el ámbito académico o en buenas intenciones.

El COVID-19 nos esta dejando importantes enseñanzas como sociedad, entre ellas lo importante que es no tener miradas de corto plazo, o el hecho que no resulta sostenible en el tiempo invertir apostando por soluciones baratas y de bajo estándar de calidad.

Quizás para algunos estar hablando en medio de esta crisis sobre estos temas, con incertidumbres evidentes sobre el impacto económico al sector de la construcción y de la infraestructura, pareciera estar fuera de la prioridad de discusión, pero es precisamente ahora cuando más se deberían tratar estos asuntos. si consideramos que la pandemia actual ha dejado al descubierto la vulnerabilidad de muchos sectores y como algunas prácticas de uso común terminan pasando la cuenta en los momentos en donde más se requiere contar con la robustez, eficiencia y confiabilidad del sistema, se puede concluir que tomar medidas con convicción sobre la sustentabilidad y resilencia de la infraestructura no da espera.

Es un buen momento para pensar en que volviendo a la cotidianidad una vez superada la crisis no podemos regresar a lo mismo como sociedad, y en lo referente a nuestro sector debemos incentivar que se tomen acciones concretas que nos ayuden a estar mejor preparados para eventos extraordinarios, que bien pueden ser debidos a fenómenos naturales imprevistos y aleatorios o debidos a circunstancias como la que vivimos en la actualidad; de modo tal, que puedan ser enfrentados y superados gracias a una planificación y preparación adecuada, así como también a cambios en algunos paradigmas en los que actualmente convivimos y aceptamos por costumbre.

La esperanza esta en llegar a un acuerdo transversal y multisectorial, en el cual si bien es cierto tiene como prioridad inmediata la reactivación y el poner en marcha nuevamente al sector de la construcción y la infraestructura, esto se haga acompañado de los compromisos que propugnen por tomar medidas efectivas que fomenten e incentiven más investigación, se lleven de manera ágil los ajustes y actualizaciones a la normativa que se van a requerir, pero sobretodo facilitar la adopción y reconocimiento de las innovaciones tecnológicas que será necesario implementar para lograr cambios que se traduzcan en un desarrollo Sustentable y Resiliente real, que nos coloque en una mejor posición para enfrentar los próximos retos que el mundo y la sociedad seguro van tener que soportar en los próximos años e incluso décadas, con una mayor frecuencia.

El nuevo desafío: La elevación de los estándares de calidad de los proyectos menores de Pavimentos y Pisos industriales

Una vez evaluados los positivos resultados del proceso adelantado durante los últimos años, se plantean nuevos desafíos y líneas estratégicas para el Comité de Pisos y Pavimentos Industriales del ICH a futuro, lo cual plantea focalizar la atención en los proyectos de menor envergadura donde la meta es buscar estrategias y mecanismos que contribuyan a elevar el estándar de calidad mediante soluciones que aseguren la competitividad, economía y eficiencia como incentivo para la adopción y aplicación de las buenas prácticas, dentro de un medio que esta pendiente de concientizarse sobre los beneficios de hacer bien las cosas y de no optar por alternativas baratas y de baja calidad que redundan en problemas de repetición y sobrecostos por problemas derivados de un inadecuado diseño y una mala práctica constructiva.

En este sentido, el trabajo es complejo dado que hay que convencer a los involucrados en proyectos de esta escala que es posible de alcanzar beneficios comparables como los que se observan en proyectos de mayor tamaño si se trabaja en la línea de reducir los errores y una mayor conciencia y conocimiento del ejecutor, comenzando para ello en un trabajo de sensibilización y capacitación, acerca de las consecuencias técnicas y económicas de las practicas actuales y de aquellas sujetas a procesos de mejoramiento.

La tarea de fomentar mejores prácticas de diseño y construcción en proyectos menores, va de la mano de concientizar a todos los actores involucrados sobre lo que significa lograr un alto estándar de diseño y construcción de pavimentos y pisos industriales de hormigón, considerando los beneficios que su implementación conlleva y que no necesariamente significan que sean más costosos sino que por el contario pueden llegar a ser significativamente económicos, especialmente si se apuesta por una adecuada preparación previa a su materialización, coordinación durante la ejecución y adecuada terminación de las superficies de los pisos y pavimentos industriales de hormigón.

Las necesidades de los propietarios y usuarios de los proyectos, principalmente de pisos interiores han cambiado y requieren de otros tipos de terminaciones dependiendo del uso especifico y función que se Finalmente, también se plantea otro desafío que consiste en lograr la recuperación y potenciamiento de Pavimentos y Pisos de Hormigón hechos bajo otros estándares y otra lógica y que hoy por hoy ya tienen cumplida la vida esperada para la cual fueron diseñados o se modificaron las condiciones de servicio y funcionamiento originales.

Valor Agregado en la construcción de pavimentos y pisos de hormigón

En Chile los Pisos industriales han cambiado dramáticamente desde el año 2000, este año se realizó la primera ExpoHormigon donde se introdujeron las nuevas tecnologías utilizadas en EEUU.  Desde esta fecha los dueños de bodegas y edificios industriales han visto el valor que tiene un piso correctamente diseñado y como mejora considerablemente el uso de la bodega.

Si bien muchas de las tecnologías que actualmente se usan en Chile en la construcción de Pavimentos y Pisos industriales de hormigón, han sido introducidas desde hace varios años y son de uso común el mundo, el problema es que algunas de ellas no habían podido consolidarse del todo debido al costo que significaba introducirlas en el medio local, siendo la razón principal la falta de conocimiento de su existencia o simplemente el desconocimiento de algunos de los beneficios que reporta su aplicación.

Por lo tanto, el trabajo que varios de los actores de la industria de Pavimentos y Pisos en Chile fue lograr que proyectistas, especificadores supieran de la existencia de soluciones y alternativas tecnológicas que superaban la práctica tradicional, de modo que apreciaran el valor agregado de su introducción y uso en los proyectos a desarrollar.

Si bien la variable costo siempre es determinante, los beneficios directos e indirectos, algunos de ellos de rápida manifestación y reflejo en la optimización de las operaciones y la reducción de reparaciones o mantenimientos posteriores, sumado a la reducción de los tiempos para dar al servicio una instalación comenzaron a ser apreciados por el mercado y conllevaron a una elevación del estándar de ejecución de las empresas contratistas en proyectos de pisos interiores industriales de mediana y gran envergadura.

Los equipos, además de la conformación y dotación de las cuadrillas de trabajo, las herramientas, materiales y accesorios a emplear en la preparación de la zona de trabajo, además de la extensión, colocación del hormigón y posteriores tareas de curado y terminación se vieron en el mercado local modificadas incluyendo mejoras que trajeron como resultado pisos de un mayor estándar con precios y valores competitivos dentro de un mercado que hoy por hoy aprecia y considera indispensable el valor agregado que implica los procesos constructivos y tecnologías para logar un más alto estándar.

En el caso específico de los Pisos Industriales de Hormigón, la optimización de procedimientos de extensión y colocación del hormigón obligo a sofisticar y desarrollar productos acordes a las exigencias del proyecto y a la forma en que se pretende ejecutar su construcción. En esta misma línea, la apuesta por lograr superficies cada vez más grandes libres de juntas de contracción, determinó el desarrollo de soluciones en donde en una sinergia entre la industria del hormigón premezclado y los ejecutores han posicionado la adopción e implementación de una manera más frecuente de pisos construidos mediante técnicas que involucran conceptos como la retracción compensada y la estabilidad volumétrica, a pesar de no ser necesariamente las alternativas de más bajo costo.

También, se encuentra el caso de tecnologías que han logrado un pleno desarrollo tanto en los Pisos interiores como en los Pavimentos exteriores, como sería el caso del uso de fibras los hormigones.

Mejoras en aspectos tales como la introducción de sistemas de transferencia de carga (diamond dowels), las técnicas y tecnologías del corte delgado o el corte en fresco para el aserrado de juntas de contracción.

En lo que tiene que ver específicamente con Pisos Interiores, la implementación de sistemas para la materialización de juntas de construcción más estables y eficientes, el perfeccionamiento en las técnicas de terminación (pulido) conforme al estándar especificado para el uso que vaya a tener el piso son solamente algunos de los aspectos en donde en Chile hoy por hoy se ha logrado mejorar enormemente en cuanto a la calidad de los Pisos industriales.

El Desafío de Diseñar los Pisos Industriales como Pisos y no como Pavimentos Exteriores

Uno de los temas críticos sobre los cuales se ha venido trabajando dentro de la industria de los Pisos industriales, tiene que ver con la concientización sobre la importancia que tiene el diseño del piso interior de un proyecto industrial y/o comercial, en el éxito y cumplimiento de las expectativas respecto a su operación y prácticamente cero mantenimientos.

En este sentido, identificar características de su uso, el tipo de vehículos que circularan, la dirección de los desplazamientos de mencionados vehículos, la localización de los elementos fijos (layout), entre otros aspectos obligan a consideraciones y recomendaciones que determinan además de las características de diseño del piso, la forma y proceso constructivo más conveniente a ser implementado, lo cual en consecuencia determina el tipo de equipo a emplear, el personal requerido (conforme a sus competencias y experiencia), el tipo y características específicas del hormigón a utilizar, los productos y materiales complementarios a emplear y hasta el tipo y cantidad de herramientas y accesorios que permitan garantizar una optima velocidad de ejecución y una adecuada terminación cumpliendo con las exigencias específicamente definidas en la especificación.

Por lo tanto, el esfuerzo del Instituto del Cemento y del Hormigón de Chile (ICH) y de todos aquellos actores que se encuentran involucrados en este tipo de proyectos y que participan del Comité de Pisos y Pavimentos Industriales del ICH, dedicando tiempo a la concientización acerca de la importancia de un adecuado diseño y a dejar de considerar en su cálculo, hipótesis y procedimientos aplicables al diseño de pavimentos de calles y carreteras. Sumado a lo anterior, también, se trabaja constantemente en la capacitación y difusión de las propiedades y características que logran alcanzar y desarrollar determinados pisos con el empleo de tecnologías, especialmente cuando se utilizan para usos y propósitos específicos.

En este sentido, uno de los hitos más significativos del Comité de Pisos y Pavimentos Industriales del ICH, lo constituyó hace un tiempo atrás, la elaboración y publicación de un libro de diseño de pisos industriales, que más que ser una cartilla de cálculo, el texto perseguía con su introducción crear conciencia entre proyectistas, especificadores e inclusive propietarios de proyectos la importancia de la identificación de necesidades considerando la función que cumplirá el piso.

A partir de lo anterior, la publicación contribuye a una adecuada definición  de las exigencias y especificaciones, de modo que estén acordes con el tamaño, uso y naturaleza del proyecto de pisos a diseñar, especialmente en lo que se refiere a la definición de aspectos tales como, la planeidad y la nivelación (números F); con lo cual se contribuye a la adecuada definición del proyecto y por ende al balance técnico y económico determinado por el estándar que resulte óptimo según sea el caso. En el ICH hace un tiempo atrás se definió una clasificación que pretendía servir de punto de partida para la identificación y especificación del tipo de Piso industrial a diseñar por parte de un proyectista, de modo que a partir de la clasificación presentada en la Tabla 1, se definieran estándares y procesos constructivos que garantizaran el cumplimiento de los atributos y expectativas requeridos para una determinada utilización y aplicación del Piso Interior.

Desarrollo reciente de los pavimentos y pisos industriales de Hormigón en Chile

El presente de los pavimentos y pisos industriales de hormigón[1] en Chile, obedece a una tendencia creciente y demandante del mercado que exige el mejor aprovechamiento de las áreas disponibles para el almacenamiento de diferentes productos dentro de centros de distribución donde su dinámica y logística requieren de una máxima eficiencia y altos estándares de construcción y operación de los pavimentos y pisos, de modo de garantizar, la rápida apertura y puesta en marcha, la optimización de sus operaciones y la mínima (e incluso prácticamente cero) necesidad de mantenimiento una vez entran en servicio.

Considerando que en Chile, como seguramente también sucede en otros lugares, las áreas dispuestas por uso del suelo para albergar proyectos de bodegaje y almacenamiento son escasos y además con un alto costo del m2 en este tipo de terrenos, lo cual hace que para lograr una maximización del área disponible se haya empezado a optar por el almacenamiento (en racks) a mayores alturas, lo cual automáticamente condiciona el tipo de vehículo para el transporte y manipulación de cargas, los cuales a su vez determinan mayores exigencias en cuanto a planeidad y nivelación que aseguren un desplazamiento seguro y estable, a velocidades que optimicen la operación. Además, consientes que en las juntas se concentran la mayor cantidad de potenciales reparaciones por daños e interferencias tiende a ser significativo y determinante el hecho de que las juntas pasen literalmente desapercibidas durante la operación o incluso ellas se reduzcan a las menos o prácticamente no existan dentro de las zonas de circulación.

Por lo tanto, responder a exigencias mayores determinadas por una industria dinámica y creciente, llevó a contratistas y proveedores a mejorar sus procesos constructivos, a incorporar tecnología, a desarrollar productos específicos capaces de responder a esas exigencias, pero fundamentalmente a que se trabajara en equipo de una manera sinérgica que ha traído como resultado un significativo desarrollo de los pisos de hormigón logrando con ello superar constantemente indicadores y características especificadas. En este sentido, se podría mencionar como ejemplo las exigencias de planeidad y nivelación (pisos superplanos) o relacionadas con las dimensiones de las losas de hormigón que permitan alcanzar superficies cada vez más grandes sin presencia de juntas.

La capacidad de alcanzar altos estándares por parte de los actores de la industria de los pisos de hormigón, ha tenido como retribución la valoración por parte de los propietarios de los proyectos, que incluyen estructuras de pisos de alta exigencia, y los encargados de especificar los mismos, quienes entendiendo mejor sus necesidades y los beneficios de apostar por un alto estándar en los pisos como valor agregado, se detecta una mayor disposición a invertir en las obras de pisos conscientes de lo que esto significa.


[1] En Chile, cuando se hace referencia a áreas exteriores con hormigón en su superficie se hace mención a que se trata de un Pavimento, dejando con ello reservado el termino Piso a las áreas interiores. Por eso se maneja el concepto de Piso Industrial como aquel referido a la superficie normalmente pavimentada con hormigón dentro de una instalación cubierta y protegida, con condiciones medioambientales controladas, y cuya función y aplicación exige un estándar determinado de planeidad, nivelación y sobre todo durabilidad, considerando el tipo de carga con el que será solicitado, lo cual determina que tengan un diseño y proceso constructivo diferente al de un pavimento.